U.E., ni está ni se la espera

Cada vez que hablamos de la Unión Europea estamos pronunciando un eufemismo, seamos conscientes de ello o no.  Europa está instalada en estos momentos en el territorio de la confusión.  Grecia está destapando las carencias de una Europa dividida que ya no sabe hacia donde mirar.  Si hace apenas unos días Ángela Merkel aseguraba que antes de 2013 no habría ninguna reestructuración de deuda en la zona euro y mientras Lagarde manifestaba que tanto la reestructuración como la “reprogramación” (ojo a esta palabrita!!) quedaban descartadas, ayer mismo Juncker aseguraba que la situación griega es lo suficientemente complicada como para contemplar la posibilidad de reprogramar su deuda.

Un verdadero laberinto que desemboca, una vez más, en un aplazamiento a toda solución concreta.  Mientras tanto, Grecia y su población se desangran en un callejón sin salida, entre las protestas de una población cada vez más deprimida y un país que ha hipotecado su futuro y su soberanía no se sabe muy bien a quién.  No hay ideas en la U.E., y las pocas que hay no están claras.  Da la sensación de que con una mano se entregan fondos y con la otra se reza para que el tiempo traiga la solución.  Mientras tanto, el descalabro social es monumental.

Entre esta ceremonia de la confusión, el fondo de rescate de la Zona Euro, el cual fue creado  como una medida temporal con una dotación inicial de 440.000 millones para evitar el contagio de la crisis griega a otros países, ya suma 750.000 millones.  Esto implica que cada país miembro deberá multiplicar por 1,6 su aportación al fondo de rescate.  Dada la confusión en la que está instalada Europa y la poca claridad de sus dirigentes resulta inevitable dejar volar la imaginación: ¿estarán preparando un nuevo  rescate?, ¿de quién?…

Otro asunto que preocupa, y mucho, a los mercados y que puede tener una gran implicación para el dólar es el final en junio del programa de estímulo de 600.000 millones de dólares de la Reserva Federal.  Un estímulo que desaparece en un momento de dudas sobre la fortaleza de la economía norteamericana.  El Índice NAHB de vivienda fue menor de lo esperado, y también fue peor de lo esperado el Índice Manufacturero de la Fed del mes de mayo, lo que indica que la recuperación económica de los USA tiene todavía por delante un largo camino.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>